Menu
  • Miembros

Botiquín de Primeros Auxilios

El botiquín de primeros auxilios que todos debemos tener, obligatoriamente, en nuestros hogares o aquellos lugares como oficinas, vehículos o en nuestro morral de montañismo, siempre será muy distinto, pero todos contarán con elementos básicos y comunes.

 

Es importante recordar que nuestra primera opción para brindar ayuda, es la de llamar al personal capacitado para atender urgencias. Dicho esto, debemos siempre tener a mano los números telefónicos de los servicios de salud y atención de emergencias.

 

Nuestra realidad cambia cuando se atienden niños, embarazadas, adultos, condiciones especiales (enfermedades, accidentes, etc.) e incluso mascotas, porque cada caso es completamente distinto. Debemos adaptarnos, conociendo nuestras limitaciones, y por ello estar al tanto de todo conocimiento útil que pudiera ayudarnos a salvar vidas.

Teniendo presente lo anteriormente comentado y ya sabiendo nuestros requerimientos, restricciones, capacidades; pasaremos a enfocarnos en dotar nuestro botiquín de primeros auxilios, empezando con lo básico:

- Equipo de protección personal (guantes de látex estériles y de barrera, lentes protectores, tapabocas).

- Libreta pequeña y bolígrafo.

- Tensiómetro.

- Termómetro bucal.

- Oxímetro de pulso.

- Estetoscopio.

- Gasas estériles.

- Hisopos.

- Pinzas.

- Toallitas húmedas.

- Tijera pequeña (uso cotidiano).

- Tijera de extricación.

- Algodón.

- Baja lengua.

- Cinta adhesiva.

- Solución fisiológica 0,9 % (Solución salina estéril).

- Solución yodada.

- Solución antiséptica.

- Jeringa 1 ml.

- Jeringa 5 ml.

- Jeringa 20 ml.

- Pinza.

- Lupa.

- Linterna.

- Manta térmica.

- Vendas elásticas.

- Vendas adhesivas.

- Vendas de gasas.

- Vendas de algodón.

- Bolsas plásticas desechables (medianas).

 

Las especificaciones y cantidades las manejaremos de acuerdo al uso y requerimientos que probablemente atendamos con el botiquín de primeros auxilios. Recordemos, al momento de la atención al lesionado, en caso de ser viable, siempre recopilar la mayor cantidad de información que se pueda (datos personales, alergias, cinemática del trauma, etc.) y entregar esos datos al personal que se encargará de atender finalmente la emergencia. Esta información será de vital relevancia.

 

Es muy importante no olvidar el tener un asesoramiento profesional del área de la salud y consultar fuentes de información, que sean veraces y actualizadas; porque estar preparados al momento de una emergencia significará una mejor atención y disposición de los recursos que salvarán vidas.

E.S.

Calificación actual: 4.5